LIZZIE WADE / SCIENCE

El 16 de enero de 378 d.C. marcó un punto de inflexión en la historia de los antiguos mayas. Ese día, llegaron extranjeros a la ciudad maya de Tikal —en lo que hoy es el norte de Guatemala— y el rey de Tikal murió. Poco después, el hijo del rey conquistador se convirtió en el nuevo gobernante de Tikal.

Muchos arqueólogos piensan que estos invasores vinieron de Teotihuacan , una metrópoli a 1000 kilómetros de distancia, cerca de lo que hoy es la Ciudad de México, famosa por sus imponentes pirámides y su amplia avenida central. Pero un nuevo descubrimiento en Tikal revela que Teotihuacan pudo haber tenido un puesto de avanzada en la ciudad maya mucho antes de posiblemente conquistarla. Eso refuerza la idea de que el imperio de Teotihuacán nació de una alianza rota y podría arrojar luz sobre el momento crucial en el que los aliados se convirtieron en enemigos.

El hallazgo es “sobrenatural”, dice Claudia García-Des Lauriers, arqueóloga de la Universidad Politécnica del Estado de California, Pomona, que no participó en el trabajo. Sugiere que las primeras conexiones entre las ciudades «fueron relativamente diplomáticas y amistosas», dice. «Y, de repente, algo salió mal».

El descubrimiento se produce gracias a una encuesta realizada en 2018 de la región de Tikal con lidar, una técnica que utiliza láseres emitidos desde aviones para mapear con precisión edificios antiguos oscurecidos por bosques u otra cobertura del suelo. En la parte sur de la ciudad, donde los mapas habían indicado una vez una simple colina, el lidar reveló un gran patio cerrado con una pirámide en su lado este. Cuando los arqueólogos examinaron las nuevas imágenes, notaron que su diseño se parecía a una versión más pequeña de una estructura icónica en Teotihuacan conocida como la ciudadela.

Para ver si la ciudadela de Tikal tenía otras conexiones con Teotihuacán, Edwin Román Ramírez, arqueólogo de la Fundación para el Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM), comenzó a excavar. En las excavaciones de la ciudadela de Tikal y otros dos edificios cercanos, Román Ramírez y su equipo desenterraron armas de estilo teotihuacano, algunas hechas de obsidiana verde del centro de México; pedazos de incensarios utilizados en las ceremonias religiosas y políticas de Teotihuacan; tallas del dios de la lluvia de Teotihuacan; e incluso un entierro con ofrendas al estilo teotihuacano.

La pandemia de coronavirus ha retrasado la datación por radiocarbono de la estructura. Pero los estilos de cerámica que se encuentran en las profundidades del edificio sugieren que la ciudadela de Tikal se construyó por primera vez alrededor del año 300 EC, casi 100 años antes de que Teotihuacan supuestamente invadiera. Eso sugiere una relación amistosa que luego se rompió.

Román Ramírez anunció hoy el hallazgo en una conferencia de prensa auspiciada por PACUNAM y el Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

“No podemos decir con certeza que las personas que construyeron esto fueran de Teotihuacan”, dice Román Ramírez. «Pero ciertamente eran personas que estaban muy familiarizadas con su cultura y tradiciones», incluso adorando al dios de la lluvia de la ciudad lejana. Para obtener más pistas sobre sus orígenes, su equipo estudiará los isótopos del entierro, que pueden revelar dónde vivió una persona en diferentes momentos de su vida.

Bárbara Arroyo, arqueóloga de la Universidad Francisco Marroquín, estará esperando esa evidencia. Después de solo una temporada de excavación, «creo que es demasiado pronto para confirmar con seguridad» que la ciudadela de Tikal está destinada a emular la de Teotihuacán.

Aún así, el hallazgo es una imagen reflejada del reciente descubrimiento de un complejo maya de élite en el corazón de Teotihuacan. Sus paredes estaban decoradas con espléndidos y coloridos murales de estilo maya, lo que llevó a los arqueólogos a preguntarse si no habían vivido allí nobles o diplomáticos mayas. Los murales se rompieron en pedazos y se enterraron profundamente, justo alrededor de la conquista de Tikal en 378 EC, lo que sugiere un cambio repentino de la diplomacia a la violencia.

Asimismo, Román Ramírez puede ver que varias décadas después de la construcción de la ciudadela de Tikal, fue repentinamente remodelada con tierra compacta y estuco, una técnica arquitectónica utilizada en Teotihuacán. “El cambio abrupto que vemos en nuestras excavaciones también podría reflejarse en Tikal”, dice Nawa Sugiyama, arqueólogo de la Universidad de California, Riverside, cuyo equipo encontró los murales mayas en Teotihuacan. Entonces, ¿qué hizo que Teotihuacan encienda y luego se haga cargo de su antiguo amigo Tikal? Ese misterio queda por resolver.

Lizzie Wade

Lizzie es corresponsal colaboradora de Science , que cubre arqueología.

Fuente: https://www.sciencemag.org/news/2021/04/possible-embassy-ancient-maya-city-illuminates-birth-empire

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *