La noticia del Viernes de Dolores, causó dolor entre algunos mandos del poder político de Puebla. Claudia Rivera es candidata nuevamente lo que influirá sustancialmente en los momios para el 2024

Por Jesús Manuel Hernández

Por lo visto, leído y escuchado el viernes 26 de marzo a varios mandos políticos del Estado de Puebla la noticia les causó dolor, y no precisamente por ser Viernes de Dolores, pues la designación de Claudia Rivera Vivanco como candidata para repetir en la Presidencia Municipal de Puebla, viene a poner los momios del 24 fuera del escenario previsto por ellos.

Nadie podía negar que desde Casa Aguayo jamás se vio bien la intención de Claudia Rivera para buscar la nominación. En varias entrevistas Miguel Barbosa alentaba la presencia de Gabriel Biestro.

Muchas declaraciones en los últimos meses estuvieron en el enfoque de atacar, cuestionar o presionar a la Presidenta Municipal, que no alcaldesa como algunos le dicen.

El caso es que tan solo haber alcanzado la nominación, mueve los momios y presenta variables en el escenario de 2024, aun sin haber realizado las elecciones.

Es obvio que en el PAN se ve a Eduardo Rivera como la mejor figura para suceder a Barbosa si gana las elecciones en la capital; de no ganar, quedará fuera de la contienda y el camino se abre para otros aspirantes, como Humberto Aguilar Coronado.

La nominación de Jorge Estefan Chidiac para plurinominal en las diputaciones locales, representa que ha sido sembrado para el 2024; desde la diputación, con dinero, que no le falta, y negociaciones podría avanzar en medio de la creciente división de quienes integran el equipo gobernante de Morena en Puebla.

La carta fuerte de Barbosa es y quizá seguirá siendo Biestro, aunque al no haber alcanzado la nominación le deja el paso libre a Alejandro Armenta o a Ignacio Mier, dos políticos fuertes, curiosamente formados en el PRI de Manuel Bartlett.

Así las cosas y en medio del desgaste al que está siendo sometida Claudia Rivera, no se ve por donde puedan bajarla de la candidatura, el escenario ofertado por sus opositores le abre un espacio entre los ciudadanos sin partido y quienes no están identificados con el gobernador.

Sin embargo las elecciones de este año no se parecerán mucho a las de hace 3 años, salvo por la repetición de los contendientes, Eduardo y Claudia, pues para el panista estará ausente la inteligencia perversa de Rafael Moreno Valle y para Claudia el paraguas que le dio cobijo de López Obrador.

Falta esperar si la balanza del grupo político en el poder estatal se inclinará por otros candidatos diferentes a MORENA, es decir a Claudia Rivera, pues nunca faltan los pequeños partidos y los futbolistas que cambian de camiseta y han sido probados en otras ligas en el pasado.

O por lo menos, así me lo parece.

losperiodistas.com.mx@gmail.com

Video en: https://youtu.be/gx2qgYwOaEQ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *