Titulo Noticias
2019.10.21
Opiniones periodísticas
Algunas columnas aparecidas el 21 de octubre de 2019
Opiniones periodísticas
Autor: Especial
Opiniones de algunos periodistas.

 

COLUMNISTAS PUBLICADOS 21 DE OCTUBRE DE 2019

 

 

TEMPLO MAYOR

 

en REFORMA

21 Oct. 2019

 

 

DE LA LLAMADA telefónica entre Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador hay dos cosas que llaman la atención. La primera es la ingenuidad con la que el gobierno mexicano presume que acordó con Estados Unidos "congelar" el tráfico de armas.

 

PARA EMPEZAR, no es algo que el presidente norteamericano controle. No es que ahora lo permite y mañana apriete un botón que lo congele. Suponer que es una decisión que depende de la Casa Blanca es no entender el asunto. En realidad frenar la venta de armas supondría para Trump ir en contra de la Segunda Enmienda de la Constitución, en la que se fundamenta la obsesión y el enorme mercado de armas. Si no han querido hacerlo pese a las matanzas en aquel país, ya parece que lo van a hacer por lo que pase en México.

 

EL OTRO asunto que desconcierta a los expertos en seguridad es ver al presidente mexicano hablando con un mandatario extranjero por el altavoz... ¡de un teléfono celular! ¿En serio el gobierno mexicano no tiene equipos seguros que no puedan ser intervenidos? Está bien que López Obrador bromee con su "iPhone 21", pero tratándose de asuntos de Estado tal vez habría que tomárselos más en serio.

 

 

 

 

VIENDO lo que ha pasado en su proceso interno, da la impresión de que Morena debería cambiar de nombre a Modena: Movimiento de Descomposición Nacional. Y es que por segunda semana consecutiva, varias asambleas distritales tuvieron que ser canceladas por irregularidades y, en algunos casos, por franca violencia.

 

PERO no sólo eso, sino que también se siguen viendo prácticas que se decían superadas como la cargada, el acarreo y el rasurado selectivo del padrón electoral. Inclusive, en el caso de la asamblea en Coyoacán se vio una extrañísima votación en favor de Bertha Luján, lo que la convirtió en la consejera con más sufragios... ¡en todo el país!

 

CURIOSAMENTE, en contraste, a Mario Delgado ni siquiera lo dejaron participar en su asamblea en Iztacalco, pues justo cuando iba a ingresar, le salieron con que se suspendía y, pues, otro día con más calmita, joven. Por supuesto el coordinador de los diputados morenistas volvió a insistir en que la elección de la nueva dirigencia debería hacerse por el método que a él más lo favorece: el de las encuestas.

 

 

 

 

DICEN los maloras que, a partir de ahora, si te agarra el alcoholímetro, la palabra mágica es: Ovidio. Si te cae una auditoría del SAT, Ovidio. Si la gripa te quiere dar, Ovidio. Y, claro, si el VAR te quiere anular un gol, pues, ¡Ovidio!

 

Batalla de Culiacán

 

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento

en REFORMA

21 Oct. 2019

 

 

"Sin importar la belleza de la estrategia, ocasionalmente hay que ver los resultados".

 

Winston Churchill

 

 

NUEVO VALLARTA, Nayarit.- Las respuestas del gobierno a la derrota en la batalla de Culiacán han sido fáciles: los responsables son los gobiernos anteriores y la prensa crítica. Los mexicanos de buena voluntad deben unir esfuerzos y alabar la nueva estrategia del presidente López Obrador.

 

"No somos como el comandante Borolas", dijo el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, al periodista José Cárdenas. "¿De qué periódico es usted?", reconvino molesto el Presidente al reportero Jorge Ricardo cuando este le preguntó si reconocía que la estrategia ha fracasado: "Vamos muy bien en la estrategia porque se están atendiendo las causas que originaron la violencia, pero está muy difícil que el Reforma acepte, reconozca que vamos bien, porque el Reforma es un periódico de la oposición, un periódico conservador...".

 

Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena, declaró en Twitter: "Respaldamos a nuestro presidente... y a su gabinete de seguridad en la lucha por la pacificación del país". La presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, dijo que "una extrema derecha que no se atrevió a hablar en el momento en que su Presidente inició la guerra contra el narco... no tienen derecho a opinar, no pueden criticar". El senador morenista Félix Salgado Macedonio tuiteó: "Eres un héroe mi querido AMLO... Es mejor barrer la basura de los medios que te linchan, que barrer la sangre de familias completas".

 

La verdad es que la batalla de Culiacán, así como las matanzas de Aguililla y Tepochica y el persistente crecimiento de los homicidios dolosos, demuestran que la estrategia de repartir abrazos y no balazos no está funcionando, si es que realmente existe.

 

Quizá la decisión de liberar a Ovidio Guzmán, el hijo de El Chapo, haya sido inevitable el 17 de octubre. El propio secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, afirmó que "se actuó de manera precipitada, con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencias". Cientos de pistoleros rodearon la casa en que Ovidio estaba asegurado, tomaron con violencia las calles de Culiacán y al parecer aseguraron como rehenes a militares y a sus familiares. Si los guardias hubieran tratado de salir a tiros con Ovidio, seguramente se habría registrado un baño de sangre. Esto subraya la debilidad del Estado mexicano ante la fuerza del verdadero crimen organizado (que no son los contribuyentes).

 

Fuera de la retórica, la estrategia del presidente López Obrador frente al crimen organizado no parece muy distinta a la de Calderón y Peña Nieto. Una vez que se descarta la primera mentira, que la detención de Ovidio fue producto de una patrulla rutinaria, resulta que la Guardia Nacional mandó a 30 efectivos sin orden de cateo para detener al narcotraficante y extraditarlo a Estados Unidos. No supongo que el propósito haya sido darle abrazos. Después de la batalla, la Sedena ha enviado a Culiacán a 230 nuevos efectivos del Ejército (ya no de la Guardia Nacional) sin que su objetivo parezca ser tampoco repartir abrazos.

 

Es verdad que Calderón empezó la guerra contra el narco en Michoacán en 2006 (a petición del entonces gobernador y hoy jefe de Asesores de la Presidencia, Lázaro Cárdenas Batel); pero, a pesar de las críticas, la estrategia de fondo sigue siendo la misma. Suspender un operativo porque el crimen tiene mejor organización y mayor poder de fuego en una plaza no significa que haya una nueva estrategia. La guerra no ha terminado.

 

 

 

· INCOMUNICADO

 

 

El Presidente no tomó las decisiones durante la batalla de Culiacán porque aparentemente estaba fuera de contacto. Lo hizo el gabinete de seguridad. Quizá lo haya hecho bien, pero no deja de preocupar que tengamos a un Presidente incomunicado en una crisis.

 

 

@SergioSarmiento

 

 

Quién gobierna

Denise Dresser

en REFORMA

21 Oct. 2019

 

 

Preguntas que el gobierno tiene la obligación de responder:

 

1. ¿El operativo apresurado y fallido contra Ovidio Guzmán derivó de la presión de la DEA y Donald Trump por la orden de extradición que había emitido? ¿Por qué la premura en la aprehensión y por qué se llevó a cabo ese día? ¿Por qué hubo una reunión de miembros de la DEA con el gobierno de Sinaloa poco antes de la descalabrada acción? Si se actuó por presión estadounidense, ¿no compromete eso la soberanía?

 

2. ¿Por qué para una intervención de tal envergadura se enviaron sólo 35 policías y miembros de la Guardia Nacional? ¿Por qué procedieron a rodear el inmueble si no contaban con orden de cateo y orden de aprehensión? ¿La lentitud y demora del operativo explica por qué los cárteles tuvieron tiempo suficiente para organizar la toma de la ciudad? Al ver que comenzaba la llegada de convoyes de narcotraficantes a Culiacán y quemaban pipas, cerraban calles y disparaban contra la población civil, ¿por qué no llegaron refuerzos?

 

3. El gabinete de Seguridad Nacional ha intentado responsabilizar a mandos menores que actuaron sin autorización. ¿No sugiere eso un grado de desorganización y falta de coordinación peligroso para la estabilidad del país? ¿Cómo se explica que Alfonso Durazo dé una explicación falsa por la noche y el Presidente la corrija el día después?

 

4. Algunos medios han reportado que los narcotraficantes tomaron rehenes, amenazaron con matar a las familias de militares, ejecutaron a un soldado, enviaron fotografías de esa ejecución, e incluso 60 familias después fueron evacuadas de la Unidad Habitacional Militar. ¿Es cierto que eso ocurrió y determinó la decisión de suspender el operativo? ¿Por qué no ha sido explicado adecuadamente?

 

5. ¿En algún momento los miembros de la Guardia Nacional tomaron preso a Ovidio Guzmán y lo fotografiaron? ¿Quién dio la orden de liberarlo y a qué hora se giró esa instrucción? ¿Quién tomó la decisión final? ¿El titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, o el Presidente? ¿Si no hubieran localizado a AMLO antes de que abordara su vuelo a Oaxaca, quién hubiera sido responsable de la decisión? Y si hay otra emergencia cuando el Presidente se encuentre a bordo de un avión comercial, ¿en quién recae la cadena de mando?

 

6. La narrativa gubernamental post-operativo subraya el imperativo de no poner en jaque la vida de civiles. ¿Pero no es cierto que la propia acción de la Guardia Nacional fue la que puso en riesgo a la población civil? ¿No están "pateando el avispero" como lo hizo Felipe Calderón? ¿Por qué el Presidente se pelea contra el periódico Reforma en lugar de congraciarse con los verdaderos enemigos; los que secuestran y asesinan y desaparecen? ¿Por qué parece tan emocionalmente descolocado, lejano de la angustia vivida en Culiacán y en muchos otros sitios, donde el mensaje de "vamos bien" no consuela?

 

7. Si el objetivo de AMLO y la Guardia Nacional es mantener la paz y no usar la fuerza militar para contener el narcotráfico, entonces ¿para qué ordenar la aprehensión de Ovidio? ¿Por qué caer en una contradicción fundamental que mina su credibilidad? ¿Por qué insisten en que quieren reducir la confrontación pero la provocan? Si la Guardia Nacional sólo se usará con efectos disuasivos, ¿para qué desplegarla y en condiciones tan adversas?

 

8. ¿No han mandado el mensaje de que se puede extorsionar y doblar al gobierno a cualquier organización criminal que se le enfrente? ¿Lo ocurrido en Culiacán no llevará a que cualquier otro cártel haga exactamente lo mismo -tomar la ciudad y amenazar a la población civil- para lograr sus objetivos y actuar impunemente?

 

9. Si la promoción de la paz es lo que AMLO busca y promete, ¿por qué reitera que la despenalización y regulación de las drogas no son prioridad? ¿Por qué ha abandonado la agenda de justicia transicional con asistencia internacional que prometió en la campaña? ¿Por qué militariza con una mano y desprotege con otra?

 

10. ¿Acaso este gobierno tiene una estrategia de seguridad coherente capaz de reducir la violencia y contener la criminalidad? ¿Bastan las reuniones mañaneras y decir que se "atacan las causas de la violencia"? ¿Estamos condenados a que nos coloquen en la falsa disyuntiva de mano dura o mano ineficaz? ¿Quién gobierna? ¿El gobierno o los cárteles? ¿El Estado que debe poseer el monopolio legítimo de la violencia o quienes logran doblegarlo?

 

 

Astillero

Culiacán: jugar con fuego // Un mes atrás: la DEA // Errores y ¿traiciones?// Avanza Bertha; traban a Mario

 

Julio Hernández López

El pasado 16 de septiembre, mientras mexicanos de variadas tendencias políticas se congratulaban de la equilibrada y muy bien llevada ceremonia global del Grito de Independencia en la capital del país, la noche del 15, y compartían los primeros comentarios sobre el tradicional desfile conmemorativo de ese 16, en Culiacán se reunía Uttam Dhillon, director interino de la siempre serpenteante y artera Drug Enforcement Administration (DEA), con funcionarios mexicanos encabezados por el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel.

 

Como resulta explicable, la reunión fue privada, pero no secreta. El reportero Marcos Vizcarra, de la respetada revista impresa y portal electrónico Ríodoce, consignó que en esa sesión participaron, además de Dhillon (nombrado en el cargo un día después de la victoria electoral de AMLO: el 2 de julio de 2018), los comandantes Maximiliano Cruz Ramos, de la novena Zona Militar, Carlos Ramón Carrillo del Villar, de la tercera Región Militar, y representantes de la Guardia Nacional y la Secretaría de Marina (es decir, las cúpulas del gobierno federal tuvieron que estar muy bien informadas de este encuentro). El temario dado a conocer oficialmente habló de un esfuerzo de las autoridades sinaloenses por mostrar que se registraba un avance en el combate a las drogas, a tal grado que, entre otros pedimentos, se solicitaba el retiro del aviso de alerta a los estadunidenses que deseasen viajar a tierras sinaloenses (https://bit.ly/2oxyS1d ).

 

En el mismo mes de septiembre, pero de 2018, el gobierno de Estados Unidos había solicitado la aprehensión de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, y el inicio, a partir de tal detención, de un proceso para extraditarlo al país vecino. No hay constancia o indicio alguno de que en esa extraña reunión de la DEA en Culiacán se hubiera hablado de esa orden de aprehensión pendiente.

 

Sin embargo, con el olfato periodístico ejercitado durante décadas reporteando sobre esos asuntos, el director de Ríodoce, Ismael Bohorquez, escribió el 1º de este mes en su columna Altares y Sótanos: ¿Qué buscan al venir a Sinaloa ahora en papel de supervisores? No estamos hablando de cualquier lugar, sino de la cuna del narcotráfico en México. Y lo hacen justo dos meses después de la sentencia a Joaquín Guzmán Loera en Brooklyn, NY. ¿Significa que hay una nueva relación entre el gobierno mexicano y Estados Unidos en materia de combate a las drogas? ¿Cambia la estrategia de uno y otro país? (...) Debieron hacer una evaluación de riesgos al promover esa reunión, pero apenas ellos lo saben. En otros tiempos se hubiera tomado como un jugar con fuego. A menos que las reglas hayan cambiado (https://bit.ly/2mA38rG ).

 

Por razones aún imprecisas, en Culiacán se jugó con fuego. Y fuerte. Muy fuerte. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha sufrido el mayor desgaste en el curso de su primer año al mando, que aún no se cumple; reconoció que avaló la decisión de liberar al hijo de El Chapo, aunque estableció que no fue él quien la tomó, sino el gabinete de seguridad. El secretario de seguridad y protección ciudadana, Alfonso Durazo, mintió al atribuir los hechos a un patrullaje militar e hizo penosos malabares para retardar lo más posible la aceptación de que habían soltado al mencionado Ovidio. El secretario de la Defensa Nacional aceptó errores impensables y el Ejército y la Guardia Nacional quedaron en grave entredicho.

 

¿Errores, filtraciones de alto nivel, traiciones, caos calculado? Lo cierto es que el gobierno de López Obrador pudo librar, con alto costo, un escenario (creado por impericia y descontrol internos o por cálculo de sus adversarios) que pudo terminar en un baño de sangre y habría abierto la puerta a que sus adversarios proclamaran ingobernabilidad.

 

Y, mientras Bertha Luján avanza en el tablero sucesorio de Morena como candidata preferida en las alturas, y a Mario Delgado (principal opositor) le suspenden la asamblea distrital en la que aspiraba a ser electo como congresista, ¡hasta mañana!

 

Twitter: @julioastillero

 

Facebook: Julio Astillero

 

juliohdz@jornada.com.mx

 

 

Frentes Políticos

21 de Octubre de 2019

 

1.   Hay niveles. A Juegos Panamericanos asistió una delegación de 712 deportistas y entrenadores, mientras que a los juegos parapanamericanos acudió una delegación de 230. Ante los buenos resultados, el gobierno federal les ofreció estímulos económicos. Lamentablemente, la responsable de entregarlos es Ana Guevara, quien ha sido la desilusión más grande del gabinete. Involucrada en todo tipo de escándalos ha hecho de la Conade un desastre, entre su mala administración y las versiones de fuga de recursos. ¿Será por eso que Octavio Almada Palafox, hombre cercano al Presidente, contacta a los deportistas para saber si ya recibieron ese dinero? Si no confían en ella, se lo ganó. Almada está pendiente de lo que sucede y suenan versiones de que podría dirigir la Conade. Ni duda: Ana Guevara es el negrito en el arroz en esta transformación. Ganará este sprint directo al desempleo.

 

2. Compórtense. Al diputado por Morena, Mario Delgado, no le permitieron participar en la asamblea de Iztacalco, donde elegirían a los congresistas para la elección de la dirigencia nacional, por lo que denunció la “anomalía”. Dijo que “hay que cambiar al partido, no puede seguir esto así... Deben de respetar la democracia”. Morena muestra rasgos de descomposición con este tipo de actitudes, que son oro molido para sus opositores. Se presentaron irregularidades y disturbios en Puebla, Jalisco, Hidalgo y San Luis Potosí, incluso hubo balazos en Guadalajara. Si no pueden hacer una asamblea están fritos. Mala nota: el partido suspendió estas reuniones por disturbios en seis estados y Delgado no pudo votar en la CDMX. O se comportan o se irán más rápido de lo que llegaron. Es es la ley del voto.

 

3. Efectividad. En Tijuana, Baja California, la Guardia Nacional decomisó un cargamento de 400 litros de la droga conocida como cristal, con un valor de 5.8 millones de dólares. La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana informó que la sustancia estaba en 20 cubetas que simulaban impermeabilizante. La autoridad indicó que con este aseguramiento se afectan los recursos financieros de grupos delictivos. Hay que entender que en la guerra contra los delincuentes no todo es echar bala; estos operativos logran mermar su capacidad económica. Los resultados llegan, aunque haya quien no los quiera ver. Cerrar los ojos no los desaparece.

 

4. Soluciones de fondo. El titular de la SEP. Esteban Moctezuma, aseguró que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador brindará educación en espacios dignos y seguros. Al presentar el Programa La Escuela es Nuestra y el Programa Nacional de Reconstrucción dijo que así se da cumplimiento a uno de los principios fundamentales de la Nueva Escuela Mexicana: la equidad. Moctezuma expuso que en las leyes secundarias en materia educativa se establece un modelo basado en la confianza directa en la comunidad escolar, la cual sigue principios fundamentales de la Transformación. En tanto, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, indicó que la educación empodera a la ciudadanía para que los niños alcancen sus sueños y los hagan realidad. Con qué ganas deseamos que esto se refleje en los exámenes de la OCDE y la educación de México deje de estar en el sótano. Ojalá.

 

5. Responsables al banquillo. Eduardo Arturo Bailleres  fue destituido como director del Centro Penitenciario Aguaruto, tras la fuga de 49 reos y ya es investigado, junto con los custodios en turno. El exfuncionario tenía apenas 11 meses en el cargo, el cual asumió tras la fuga de Julián Grimaldi Paredes y Carlos Jesús Salomón Higuera, quienes escaparon vestidos como elementos de la Policía Estatal Preventiva. La fuga de 49 reos, afirmó el titular de Seguridad Pública de Sinaloa, Cristóbal Castañeda, se realizó durante un motín y los presos lograron despojar de sus armas a cinco custodios. Esta novela está llena de responsables de todo orden, de la gubernatura para abajo, pocos se salvan.

 

 

Bitácora del director

PASCAL BELTRÁN DEL RÍO

 

Seguridad, ante todo

21 de Octubre de 2019

 

La ausencia de un auténtico Estado de derecho es el principal problema que enfrentamos como país. Ella nos lleva a la impunidad, que a su vez genera la inseguridad y la corrupción que padecemos. La falta de respeto a las normas ha provocado que en franjas importantes de nuestra geografía no gobiernen las autoridades sino los delincuentes.

 

Son ellos quienes cobran impuestos en la forma de extorsión, mismos que se convierten en la única llave para la seguridad en muchas localidades del país. Quien quiera operar un negocio, cobrar su sueldo o hasta vivir en paz tiene que caerle con el llamado derecho de piso.

 

El actual gobierno ha planteado que la única manera de tener seguridad será acabando con la pobreza en que están sumidos millones. Suena bien, en teoría, pero no existe evidencia de que la violencia criminal se explique únicamente por los bajos ingresos de un alto porcentaje de mexicanos. Ese enfoque deja fuera la necesidad de convencer a los habitantes de este país que el imperio de la ley, es decir, la certeza y aplicación de las reglas de convivencia social, es algo que a todos conviene.

 

En casi once meses de gobierno, no hay datos que puedan sustentar que alguien que delinque dejará de hacerlo por recibir un programa social. Y sí, en cambio, que los lugares más seguros son aquellos donde el respeto a la legalidad es parte de la cultura de la comunidad. ¿O de qué otra manera se explica que Yucatán tenga el noveno salario promedio más bajo del país, de acuerdo con el IMSS, y en cambio, sea uno de los estados más seguros de la República? Yo creo que tendría que empezar a verse las cosas exactamente al revés: para poder incrementar el ingreso de quienes menos tienen, necesitamos aumentar la seguridad.

 

De otro modo, si sigue avanzando la violencia criminal, se ahuyentarán las inversiones, bajarán los ingresos tributarios, habrá menos gasto en infraestructura, no se crearán los empleos que se requieren, se afectará la productividad de los que perciben un salario, lo cual se convertirá en inseguridad laboral y bajará el ingreso promedio.

 

Piense en lo que pasa en el transporte público. La extorsión merma sus ingresos, lo cual se convierte en una presión para que suban las tarifas; las unidades no reciben el mantenimiento necesario; choferes y pasajeros viajan con temor de ser asaltados; se comienzan a cancelar corridas y rutas… Todo esto afecta la productividad de las empresas, así como los ingresos y la salud de los usuarios. Quienes han logrado millonarias ganancias por la extorsión al transporte público, ¿cree usted que dejen su negocio ilícito por inscribirse en algún programa de ayuda ofrecido por el gobierno?

 

Lo sucedido en Culiacán la semana pasada es una muestra de qué tan lejos ha llegado el deterioro de la seguridad pública. El hecho de necesitar al Ejército para detener a un capo del narcotráfico y que ni eso resulte suficiente, tendría que mandar una señal de alarma para encontrar una estrategia que nos ayude a recuperar la vigencia de la ley.

 

El Estado no puede permitirse que la delincuencia organizada controle una ciudad, una región o una entidad federativa. Dejar que se asiente la impresión de que aquélla manda, no da “tranquilidad espiritual”, sino envía muchos mensajes perniciosos. Por un lado, alienta a otros a hacer exactamente lo mismo: a armarse por encima de la capacidad de fuego de las Fuerzas Armadas, que son nuestra última barrera de defensa contra los criminales.

 

Por otro, hace que la población se pregunte por qué debe pagar impuestos –más aún en tiempos en que la autoridad hacendaria está buscando cerrar las lagunas que han aprovechado algunos contribuyentes— si el gobierno se muestra incapaz de brindar lo más básico que espera cualquier persona: poder salir tranquilamente de casa y regresar sin afectaciones a sus bienes y a su integridad física.

 

REDES DE PODER: ¿MANOTAZO EN EL STPRM?

REDES DE PODER

 Oct 21, 2019 Lectura 2 min

Entre los trabajadores sindicalizados de Pemex hay mucha expectativa acerca de las acciones que podría tomar el nuevo secretario general provisional del STPRM, quien nos comentan, lejos de seguir la inercia, podría dar algunos primeros pasos para democratizar la organización. De momento, nos dicen que entre hoy y mañana podría anunciarse la renovación de las dirigencias de las 36 secciones, en la cual, tentativamente ya no podrían participar los actuales secretarios generales. Si se confirma, se trataría de un verdadero manotazo del nuevo dirigente, pues todos los dirigentes seccionales son afines a Carlos Romero Deschamps. Atentos.

 

 

ALEJANDRO MORENO, REBASADO

Ni aún con la renovación de dirigencia parece que el PRI pueda salir de su crisis; hoy el tricolor se desdibuja (aún más) entre traiciones, golpes bajos, desinterés de la militancia y nula respuesta de la dirigencia. Solo esta última semana se dio la renuncia de Joel Ayala, secretario General de la FSTSE, a sus 40 años de militancia priista (probablemente para formar su propio partido); y la declinación de Arturo Zamora como dirigente de la CNOP. Y mientras tanto en el CEN, silencio. Se espera que hasta hoy el dirigente nacional Alejandro Cárdenas de un posicionamiento respecto a estas sacudidas, aunque ya poco podría aportar.

 

EN ESPERA DE LOS GOBERNADORES

Desde el pasado viernes y hasta el día de ayer, gobernadores de todos los colores se ‘sumaron’ para respaldar la estrategia de seguridad del Gobierno federal, un mensaje de unidad tras el fatídico jueves en Culiacán. Sin embargo, más que palabras de apoyo, lo que verdaderamente podría hacer la diferencia en combate a la violencia sería un compromiso serio por parte de los mandatarios estatales, quienes más allá de estar esperando la intervención de la Federación ante las crisis en sus respectivas entidades, podrían poner más empeño en tareas preventivas, sobre todo en la largamente pospuesta capacitación de los cuerpos de seguridad locales. De otra manera, solo son expresiones huecas.

 

Y todo para qué

Alejandro Páez Varela

SINEMBARGO

 

Claro que hay muchos simpatizantes de resolver todo a balazos y manotazos de escritorio. Y claro que se crecen con los errores.

 

 

 

La retoma de Culiacán. Para qué. Foto: Cuartoscuro

 

Y todo para qué

Y todo para qué

si al final yo perdí.

–Intocable

 

El jueves pasado, todavía por la noche, hablé y me mandé mensajes con varios amigos de Culiacán, periodistas y ex editores, uno de ellos en un grupo civil y otro en la academia. Estaban asustados. Nunca antes, me dijo la mayoría, habían visto algo así en esa ciudad. Y vaya que han visto cosas. “Culiacán está tomada por ellos [los sicarios]. Me vine a la casa, a encerrarme con mi mujer”, me dijo uno, con un niño. Otro me enfatizó en las armas y un tercero en la capacidad de organización: “Tomar una ciudad en una hora no es espontáneo. Estaban listos para reaccionar en caso de una agresión. Están mejor organizados que el gobierno”.

 

Alguien me dijo, entre la tarde y la noche del mismo jueves, que la gente de Fausto Isidro Meza Flores, conocido como “El Chapo” Isidro, movilizó su propio ejército irregular con rumbo a Culiacán: decidió unirse en la “defensa” de la ciudad. Meza Flores es enemigo de los hijo de “El Chapo”. No en momentos de peligro, parece: de inmediato sumó fuerzas con ellos, si es que es cierto el reporte (y no tengo por qué dudarlo). También me dijeron que Los Salazar o Los Salazares, grupo de Chihuahua que inició en Chínipas (su líder fundador es Adán Salazar Zamorano, detenido), empezó a reunir gente en el triángulo para bajarla a la capital de Sinaloa. Me mandaron una foto de por allá por El Fuerte donde se veía un camión de pasajeros lleno de sicarios. Listos para entrarle a los madrazos.

 

Dos dudas: ¿por qué no hubo tal movilización cuando detuvieron a Joaquín Guzmán Loera? ¿Por qué los enemigos se unieron para repeler al gobierno? Ambas tienen una respuesta, quizás, en Ismael “El Mayo” Zambada.

 

 

Pero antes de seguirle con esa historia, quiero dejar dos cosas: una es que el operativo contra Ovidio Guzmán López fue una soberana pendejada. Quizás la más importante no es la más obvia, ya reconocida: la de que iban mal preparados y sin la anuencia de todo el Gabinete de Seguridad. La mayor pendejada fue, en realidad, abrir un frente por allá, en Sinaloa. Burrada costosísima que además no tomó en cuenta las capacidades del Estado: y todo para qué, cuando se tiene una guerra abierta y de grandes dimensiones en Jalisco, Guerrero y Michoacán con el Cártel Jalisco Nueva Generación. Y todo para qué, sin suficiente personal en la zona. Y todo para qué, si en Mazatlán y Culiacán viven familias de militares. Y todo para qué, si el Cártel de Sinaloa no era, en ese momento, la prioridad del Gobierno y de hecho, en Sinaloa han bajado los crímenes por una “paz narca”.

 

La segunda cosa que dejo por escrito (aunque ya la dije en mi comentario en “Los Periodistas”, programa que dirigimos Álvaro Delgado y un servidor en Grupo Radio Centro): soltar a Ovidio era lo mejor. Habrían muerto decenas, quizás cientos. Y Sinaloa sería en este momento un foco de violencia y lo sería por años. El gobierno causó el estallido en Culiacán; llevarse al hijo de “El Chapo” habría sido el acabose, como dicen en mi rancho. Se optó por el mal menor después de haberla regado durísimo. Mejor retirarse. Eso creo y a cada hora que pasa me lo confirmo más.

 

***

 

Los Zetas intentaron varias veces entrar a Sinaloa. Dos con todo, que se sepa. La primera fue por arriba, por el norte, por Badiraguato/Guadalupe y Calvo. Cortaron suministros a la población civil. Ni combustibles, ni camones de Sabritas y Coca Cola entraban. Pasó con Enrique Peña Nieto en el poder. Sitiaron la zona. Perdieron. Luego, intentaron entrar por el sur, por Mazatlán. Fue una carnicería, causaron pánico entre comerciantes, hoteleros y pobladores, y perdieron. En el norte funcionó que las comunidades sirven al único gobierno que conocen: el Cártel de Sinaloa; repelieron el ataque con recursos del cártel y con los propios. En el sur, simplemente sucedió lo mismo, y que Los Zetas desconocen el territorio. Se impusieron los locales.

 

En los últimos pocos años, “El Mayo” Zambada y Nemesio “El Mencho” Oseguera Cervantes han pospuesto la gran guerra. Hablan entre sí. Vienen de una misma “familia” (“El Mencho” tomó el poder a la muerte de “Nacho” Coronel). Se ha evitado la confrontación entre dos cárteles poderosísimos y la muestra más clara es cuando, en agosto de 2016, el Cártel Jalisco soltó a Alfredo Guzmán, secuestrado en Puerto Vallarta. Quien negoció no fue “El Chapo”; estaba detenido. Fue “El Mayo”, según se dice. Sólo él podría lograrlo.

 

Pero todas las fracciones en Sinaloa, incluyendo la disidente de “El Chapo” Isidro, saben que un día enfrentarán esa gran guerra. Y saben que un día tendrán que unirse, incluyendo los ejércitos rurales, que son los que se mueven en el triángulo y que responden directamente a “El Mayo”. Por eso, según algunos observadores a los que he consultado desde el jueves, cuando se dio lo de Ovidio se unieron casi en automático. Algunos pensaban que era la gran guerra… contra el CJNG. Se activaron los resortes. Cientos tomaron la capital sinaloense y el gobierno perdió. Estaban listos, obvio, para repeler una agresión. Y la agresión vino del gobierno, no del Cártel Jalisco.

 

 

Yo creo que fue “El Mayo” el que los movilizó, incluyendo a los confrontados entre sí. Es el único que habla con todos. No por nada es el capo de capos. Y no se movilizó cuando detuvieron a su compadre “El Chapo” porque esa no era una afrenta contra el Cártel de Sinaloa: era personal. Eso es lo que se dice. El compadre traía a todos detrás de él y a pesar de eso, se descuidó (mujeres, su documental, encuentros comprometedores, etc). Los errores los pagó en solitario. Demasiado caliente para traerlo en las manos; demasiado expuesto para comprarse su guerra. Se le ofreció que a su familia no le faltaría nada y así ha sido. La respuesta de “El Mayo” este jueves salda un pacto de por vida y ya no sólo con el compadre, preso en Estados Unidos: con sus muchachos, herederos, ahora sí, de una parte del poder.

 

***

 

El General Secretario estaba molesto. Luis Crescencio Sandoval no lo pudo esconder, el viernes, cuando se dio la conferencia de prensa en Sinaloa. Obviamente lo habían brincado. El tema no es ir por un capo: la Marina lo ha hecho con pulcritud. El tema, claramente, es que no se socializó la idea. Entonces pusieron a todos en peligro: a militares, a civiles en funciones de seguridad y a ciudadanos. A la estrategia de seguridad. Y sobre eso: pusieron en riesgo la estrategia que se centra en una sola idea: pacificar a cualquier costo al país. Fue Alfonso Durazo, me dicen, el del error. ¿Se metió la DEA en el operativo? No lo dudo. Pero quienes tomaron la decisión no calcularon bien. No tomaron el mapa de guerra. Querían dar un golpe de efecto y dieron un golpe al avispero. Y estuvieron a un tris de cometer un segundo error: llevarse al muchacho de “El Chapo”. Por fortuna no lo hicieron. Bueno, no fue fortuna: fue bajo presión. Pero tuvieron la sensibilidad de no aferrarse. Esa sensibilidad vino desde más arriba: desde el Presidente. Durazo cambió más de una vez la versión de los hechos hasta que la instrucción fue rotunda: digan la verdad en la conferencia. Y la verdad era que habían llegado sin preparación, sin socializar la idea dentro del Gabinete de Seguridad y, como consecuencia, se habían rendido. El General Secretario estaba molesto, y con toda la razón. Muchos en las Fuerzas Armadas lo estaban (o lo están), y con toda la razón.

 

***

 

La parte política, por otro lado. Claro que hay muchos simpatizantes de resolver todo a balazos y manotazos de escritorio. Y claro que se crecen con los errores. Y claro que hay quien está listo para cosechar. El obvio es Felipe Calderón Hinojosa, que está en campaña para formar México Libre; pero no es el único. Están el PAN, Gustavo de Hoyos (que tiene proyecto político personal y usa Coparmex con esos fines). Y están los desesperados, los grandes perdedores con el arribo de AMLO al poder: los viejos perredistas, como “Los Chuchos”. Y sí, sí se crecen. El error de Culiacán les permitió gritar a todo viento que la estrategia falló. Y sí falló, porque no se siguieron los protocolos, aunque se corrigió y no se llegó a más.

 

Hubo un movimiento de gobernadores, la mayoría de oposición, que apoyó la decisión de no sacar al muchacho de “El Chapo” de Culiacán. Ellos saben lo que habría pasado. No digo que no midieran políticamente el efecto; claro que lo midieron. Por eso apoyaron. Imagínense qué pensó Javier Corral (no es el único y lo uso como ejemplo): que sacar a Ovidio habría generado una guerra de enormes dimensiones… y Chihuahua se habría puesto color de hormiga. Mejor no. Y todo para qué. Viva la paz. No escamotearon apoyar al Presidente porque fue lo mejor para todos.

 

El problema de fondo es que la violencia sigue en el país. Si la decisión de dejar libre a Ovidio hubiera llegado con tendencia a la baja, tendría todo el sentido. Pero la violencia crece. Y se crecen los que quieren mano dura.

 

La gran duda es si para 2021, año electoral, bajará la violencia y la economía despegará. El Gobierno de la 4T tiene un año. Si no lo logra, Morena tropezará. Y si tropieza, la manga ancha del Presidente para generar un cambio será manga corta. Y entonces sí: todo para qué. La Cuarta Transformación se quedará en una escaramuza en un intento fallido… como arrestar a un capo en Culiacán, y luego, por errores propios, dejar todo como está. O peor.

 

Los que dicen que este evento es un antes y un después, están en lo cierto. Ojalá el después sea para bien porque si no… híjole.

 

 

Culiacán: alta traición. Si no fue mentira, he aquí la explicación.

Verónica Malo Guzmán

@maloguzmanvero

 

AMLO

Todo indica que hubo traiciones en el fallido operativo de Culiacán

Videos y mensajes en redes hacen pensar que lo de Culiacán (al margen de la impericia de la autoridad) es resultado de oscuros intereses

Los que dejan al rey errar a sabiendas, merecen pena como traidores

Alfonso X El Sabio

Nos reímos del honor y luego nos sorprendemos de encontrar traidores entre nosotros

Clive Staples Lewis

Es fácil esquivar la lanza, mas no el puñal oculto

Proverbio chino

Sin lugar a dudas, lo ocurrido el jueves en Sinaloa es un parteaguas del Estado para con los grupos delincuenciales. La saña mostrada por los narcotraficantes para lograr la liberación de Ovidio Guzmán espanta incluso al menos cuerdo. Eso de tomar de rehenes a las esposas e hijos de militares y amenazar con volarlos va más allá de las estrategias más cruentas.

 

Sin embargo, esa acción no es la alta traición de la cual trata esta columna.

 

La versión extraoficial o no confirmada es que ni la Secretaría de Seguridad, ni La Marina, ni la Guardia Nacional, ni el Ejército, ni Presidencia sabían: fueron enterados, no giraron instrucciones para intentar realizar la captura de uno de los hijos del Chapo Guzmán en Sinaloa. Sí, así de ese tamaño la deslealtad al Estado y al país.

 

Pero la traición empieza bastante antes de tan terrible batalla y se plasma en videos y un artículos apócrifos que circulan con fuerza en redes sociales. Se quiere hacer creer que estos “comunicados” son obra del propio Ejército y que supuestamente existe un desencuentro entre la institución castrense y el secretario de seguridad Alfonso Durazo. Nada más falso, confirmado directamente a quien esto escribe por ambas partes.

 

El Ejército y Durazo

Para los neófitos, es importante decir que, a partir de un respeto irrestricto y un reconocimiento de la ardua labor de los militares, el secretario de seguridad y el ejército mexicano, empezando por el secretario de la defensa, el general Luis Crescencio Sandoval, se encuentran trabajando en los mejores términos..

 

Tal vez Durazo es de los pocos civiles en los gobiernos quien ha entendido la estructura, funcionamiento y valor absoluto del Ejército y la Marina y, por ende, agradece el enorme apoyo que brindan a la nación. De igual forma, el general Sandoval ha hecho público su respeto al trabajo del secretario de Seguridad y la necesidad de trabajar de manera conjunta por el bien de México.

 

Tirar contrincantes

Videos, mensajes y muchos elementos hacen pensar que lo de Culiacán (independientemente de la ya obvia impericia de la autoridad) es resultado de oscuros intereses que sólo buscan deshacerse de contrincantes políticos para conseguir más poder o tener el camino libre. Así, Alfonso Durazo, quien se veía tan fortalecido para competir por la gubernatura de Sonora, se encuentra por el momento sumamente debilitado. Mientras que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, entre sus comentarios errados y su poca interacción con el gabinete de Seguridad, puede ser también desplazada por “no cumplirle” al Estado. En esta trama, la destitución del director del reclusorio, es una “baja circunstancial” de este maquiavélico juego.

 

Tal vez el presidente deba preguntarse: ¿Quién busca descarrilar a Durazo en el gabinete y en sus aspiraciones en Sonora? ¿Quién sueña con ser secretario de Seguridad Pública ? ¿Quién de Gobernación? Tal vez las respuestas a dichas preguntas lo lleven a descubrir quién busca traicionarlo a él y al país en el proceso.

 

Hay expertos en generar problemas…

¡Para luego resolverlos! La osadía de este desaguisado está resultando excesivamente cara en términos de credibilidad, respeto a las instancias de Seguridad y alta indefensión para la población.

 

Hay políticos de altos vuelos expertos en generar problemas (operativo más que desastroso, en este caso) para luego mostrarse en público como aquellos “capaces” de resolverlos.

 

Y no, no se trata de la oposición formal e institucionalmente constituida. Tanto su desorden mental (posterior al 1° de julio del año pasado), que solo continúa agravándose, como sus principios ideológicos no le da npara eso. No son operadores políticos expertos y menos de características tan nefastas y macabras.

 

Hay, en cambio, algunos jugadores internos que buscan desestabilizar al equipo del presidente para luego surgir cómo “salvadores de la 4T y del país”. Estamos hablando del mismo experimento del levantamiento armado en Chiapas en una versión reeditada; en aquel entonces en gran parte se inventó un genial problema para que alguien más tarde “encontrara la solución”.

 

Solidaridad o ayudar a tirar

Lo anteriormente descrito se vio reforzado (¿concertado?) también por ciertos actores a nivel local. Curiosas las reacciones de algunos de ellos, por decir lo menos. De subrayarse el caso de Claudia Pavlovich de Sonora y quienes aún mueven los hilos de la política en esa entidad: expresamente evitaron hacer declaraciones en favor de la decisión presidencial. Ni siquiera se pronunciaron en solidaridad ante la tragedia con su similar sinaloense. Mutis total.

 

Hubo, en cambio, desde algunos puntos de la República, un “cerrar filas” en torno a la administración federal. Así, la actitud de otros de la oposición, como por ejemplo Javier Corral. Se puso a las órdenes del presidente Lopez Obrador y apoyó sus decisiones en el enfrentamiento a los narcotraficantes.

 

Golpe interno

Si quien pergeñó tan terrible situación (vulnerar la soberanía nacional, aterrorizar a Culiacán, generar muertes, golpear a Durazo, al Ejército, a la incipiente Guardia Nacional, etcétera) forma parte del equipo de la 4T, a estas alturas el presidente López Obrador ya debe de tener sus sospechas.

 

Sin embargo, por tratarse de individuos de alto nivel en su gabinete, sería políticamente suicida decirlo y desenmascararlos; operaría como un bumerán contra la política de confianza en su equipo.

 

Caben las preguntas, ¿quién/quienes tienen tanta fuerza en el gabinete de López Obrador cómo para poder tener información privilegiada de cómo y dónde están los narcotraficantes? ¿Quién/quienes utilizarían dicha información para abrirse paso en sus ambiciones políticas?

 

Por el bien de México, ojalá los traidores salgan del gobierno; vaya, los saquen cuanto antes del país.

 

 

Humillación a López Obrador

Raymundo Riva Palacio

Estrictamente Personal

La operación para capturar a Ovidio Guzmán López, el jueves pasado en Culiacán, fracasó antes de empezar. No nos entrampemos en la discusión moral sobre si fue correcta o no la decisión presidente Andrés Manuel López Obrador sobre su liberación para salvar vidas –de eso hablaremos mañana–, porque oculta la magnitud y profundidad de la acción de un gobierno que llevaron a esa disyuntiva, y perfila lo ominoso del futuro. Como dice una experta en temas de seguridad, “las vidas no se salvan el día de la operación, sino de la planeación”. El jueves 17 de octubre definirá en muchos sentidos al gobierno de López Obrador.

 

Investigar a los mandos que ejecutaron la operación en campo, como anunció el gobierno el fin de semana, es un acto de cinismo que elude a la autocrítica y busca salvar la cabeza de los verdaderos responsables del desastre, que fue el gabinete de seguridad y, al avalar sus recomendaciones, del Presidente mismo. La operación para capturar a Guzmán López se hizo por petición del gobierno de Estados Unidos para efectos de extradición. Por eso fue encabezada por agentes de la Fiscalía General apoyados por la DEA –primer anomalía, sobre la actuación en campo de agentes extranjeros–, con el respaldo táctico de la Guardia Nacional y el Ejército. ¿Qué falló?

 

1.- Culiacán, como otras ciudades de alta presencia criminal, está llena de halcones, que informan de cualquier movimiento sospechoso. Por tanto, cometió el gabinete de seguridad errores que no se dieron en el pasado al planear la captura de un objetivo de alto impacto:

 

a) No incorporar personal de la plaza, con lo cual evitaban filtraciones o ser sometidos a chantajes, como sucedió con la privación de la libertad de familiares de militares que participaban en la operación.

 

b) Intervención hormiga. En el pasado, los comandos especiales que realizaban la operación, llegaban a la plaza clandestinamente, uno por uno, o en grupos menores de tres, en vehículos privados para evitar ser detectados. No partían de las instalaciones federales que siempre están bajo vigilancia.

 

c) Inteligencia. El trabajo de inteligencia fue insuficiente. Sabían dónde estaba Guzmán López, pero desconocían el diseño de seguridad del Cártel de Sinaloa en caso de una contingencia como la que enfrentaron. La desarticulación fue tan notoria, que una de las dependencias de donde salió la fotografía de Guzmán López hacia los medios fue el Centro Nacional de Inteligencia, con lo cual exhibió, involuntaria o deliberadamente, a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, cabeza de la operación.

 

2.- Ese tipo de operaciones se planea bajo la presunción de que se va a enfrentar resistencia y que para cumplirla tendrán que abrirse el paso a fuego. Para ello se requiere:

 

d) Elemento de sorpresa. Un convoy que sale de las instalaciones federales en Culiacán, a nadie sorprende y los halcones dieron cuenta perfecta de él.

 

e) Control de las comunicaciones. Por la rápida forma como reaccionaron todos los grupos del Cártel de Sinaloa para apoyar a la facción de los hermanos Guzmán López, se puede presumir que no saturaron las comunicaciones telefónicas o de radio de la organización criminal.

 

f) Capacidad de fuego. Como admitió el secretario de la Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval, subestimaron la fuerza del enemigo. Inaceptable como argumento; imperdonable en la estrategia. Tampoco utilizaron los Blackhawks, que dejaron en tierra por temor a que se los derribaran. La falta de apoyo aéreo contribuyó al desastre, al ignorar el gabinete de seguridad que son helicópteros de guerra y tienen blindaje para ello.

 

g) No hubo plan de extracción. Esta es una de las pruebas más fehacientes del incompetente plan. ¿A alguien en ese gabinete se le ocurrió que tendrían que sacar a su objetivo de manera rápida y segura de Culiacán?

 

La captura telegrafiada y la incapacidad para realizar quirúrgicamente el operativo, hizo imposible concluirlo. En un video de la Secretaría de la Defensa que comenzó a circular el viernes, dejó claro que los soldados cumplieron con la misión de capturarlo. Lo que sucedió después, sugieren claramente, no fue responsabilidad de los militares. Guzmán López fue llevado a las oficinas de la Fiscalía en Culiacán, donde los cercaron. Mientras tanto, el Cártel de Sinaloa estableció dos perímetros de seguridad en las carreteras que conectaban con Culiacán y tomaron el aeropuerto, para frenar cualquier acción de apoyo. Es decir, hicieron lo que la operación debió de haber considerado y no hicieron. Bloquearon las calles de la ciudad con barricadas de vehículos incendiados, con el mismo propósito.

 

El Cártel de Sinaloa también le ganó la narrativa al gobierno federal. Los secretarios de la Defensa y el de Seguridad, Alfonso Durazo, se contradijeron desde el mismo jueves, y el choque de versiones continuó al día siguiente. El presidente López Obrador desmintió y corrigió a ambos. Nunca hubo un grupo de crisis y el responsable de comunicación social, Jesús Ramírez Cuevas, volvió a mostrar su incompetencia al no ordenar el mensaje. Atascado en propaganda y difamaciones, no supo cómo contrarrestar la desinformación criminal. En cambio, el abogado de Joaquín El Chapo Guzmán, padre del detenido, fue quien orientó desde el jueves la información y ofreció una conferencia de prensa el viernes para agradecerle al Presidente su “humanitarismo”. La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana pretendió impedir la conferencia, pero nunca supieron cómo.

 

Militar, política y mediáticamente, el Cártel de Sinaloa humilló, chantajeó y derrotó al gobierno federal. La liberación de Ovidio Guzmán López la negoció directamente su hermano Iván, quien fijó las condiciones y los términos de la rendición. El presidente López Obrador justificó que dejarlo en libertad evitó un baño de sangre, pero ni siquiera supo lo que confesó, lo que provocó y las consecuencias que tendrá su decisión.

 

 

Sentimientos encontrados

Tatiana Clo

 
Titulo Columnistas
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Acerca de la traición humana
Ana Laura Tello Barrios
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Día de muertos: sin buena ánima
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político La trivialización de la política
Humberto Aguilar Coronado
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político Las amenazas de Yeidckol
Humberto Aguilar Coronado
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa La culpa y cómo utilizarla a nuestro favor
Ana Laura Tello Barrios
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández periodista La masificación del huaxmole
Jesús Manuel Hernández
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista El Camino: su última frontera
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político Culiacán, 6 días después
Humberto Aguilar Coronado
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Morena, a grandes males, grandes remedios
Carlos Figueroa Ibarra
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°