El arduo camino de la cultura de la legalidad (1 de 2)
2019-10-17
El arduo camino de la cultura de la legalidad (1 de 2)

El arduo camino

de la cultura de la legalidad

(1 de 2)

 

 

 

 

 

Por Fernando Manzanilla Prieto

 

¿Qué determina que una persona decida infringir la ley? ¿Por qué en algunas democracias hay una mayor incidencia delictiva y niveles de corrupción más altos que en otras?

Muchos dirán que la clave para que en una sociedad se respete la Ley radica en la expectativa del castigo. Sin embargo, la acción coercitiva del Estado tiene límites. La observancia de la ley siempre requerirá de cierto grado de legitimidad para su aceptación y cumplimiento voluntario.

Precisamente, el grado de aceptación y observancia voluntaria del marco normativo está determinado por la cultura de la legalidad. A mayor respeto voluntario de la Ley, mayor cultura de la legalidad, y viceversa.

En un lúcido ensayo sobre Democracia y Cultura de la Legalidad, Pedro Salazar Ugarte advierte que el déficit cultural en materia de legalidad en México tiene que ver con “la enorme distancia entre el discurso constitucional y la realidad social y política que ha marcado la historia moderna de los países latinoamericanos”. Según el autor, esto es resultado de al menos dos procesos históricos.

El primero se refiere a que, a diferencia de lo que sucedió en Europa y en Estados Unidos de América, las constituciones liberales y democráticas adoptadas en esos países, “no correspondían a la realidad histórica latinoamericana”. Su finalidad fue (en palabras de Octavio Paz citadas por el autor) “vestir a la moderna las supervivencias del sistema colonial”.

La ideología liberal y democrática plasmada en esas constituciones, dice Paz, “lejos de expresar nuestra situación histórica concreta, la ocultaban”. Fue así como “la mentira política se instaló en nuestros pueblos casi constitucionalmente” y “el daño moral ha sido incalculable y alcanza a zonas muy profundas de nuestro ser. Nos movemos en la mentira con naturalidad”.

El segundo proceso histórico tiene que ver con las características del sistema político surgido de la Revolución Mexicana que, según Salazar, “encumbró la corrupción como engranaje fundamental de su funcionamiento. Una vez institucionalizada, la corrupción se convirtió en un motor para el sistema, un salvavidas para la clase política y un combustible para la cultura nacional”.

La combinación de estos dos hechos históricos derivó en una suerte de “cultura de la ilegalidad” ampliamente desarrollada durante 70 años de partido hegemónico, marcada por un relajamiento estructural del aparato coercitivo del Estado (impunidad sistémica) en beneficio de sus representantes, acompañada de una extendida narrativa social de menosprecio por la ley y las instituciones.

Con la transición a la democracia, se abrieron nuevas posibilidades de superar esta situación y hacer realidad lo establecido en el texto constitucional. Han pasado casi dos décadas y, efectivamente, los mexicanos hemos logrado avances sustanciales en la consolidación del Estado Democrático de Derecho (alternancia, elecciones limpias, transparentes y competidas, libertad de expresión, división de poderes, etc.).

Sin embargo, no podemos decir lo mismo en lo relativo a desarrollo y el bienestar del grueso de la población. Los enormes rezagos económicos y sociales, y la intensificación de las prácticas de corrupción al interior del aparato estatal, nos demuestran que, hasta nuestros días, es válida la sentencia de Aguilar Camín (1999) formulada a finales del siglo pasado: “en materia de cultura de la legalidad, sigue vigente entre nosotros la vieja tradición mexicana de negociar políticamente la ley, esta larga tradición negociadora del sistema corporativo y clientelar ha permeado profundamente en la sociedad mexicana”.

¿Cómo superar esta condición estructural que impide el desarrollo de una cultura de la legalidad? En mi siguiente entrega seguiré reflexionando al respecto.

*/ Salazar Ugarte, Pedro, Democracia y (Cultura de la) Legalidad, Cuadernos de Divulgación de la Cultura Democrática, INE, 2016.

 

 

 
Titulo Columnistas
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Acerca de la traición humana
Ana Laura Tello Barrios
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Día de muertos: sin buena ánima
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político La trivialización de la política
Humberto Aguilar Coronado
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político Las amenazas de Yeidckol
Humberto Aguilar Coronado
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa La culpa y cómo utilizarla a nuestro favor
Ana Laura Tello Barrios
El Rincón de Zalacaín
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez periodista La masificaci√ɬ≥n del huaxmole
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
La Moviola
No√© Ixbalanqu√© Bautista Mart√≠nez Comunic√≥logo, acd√©mico, comentarista El Camino: su √ɬļltima frontera
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Opinión
Fernando Manzanilla Prieto Político El arduo camino de la cultura de la legalidad (2 de 2)
Fernando Manzanilla Prieto
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político Culiacán, 6 días después
Humberto Aguilar Coronado
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Morena, a grandes males, grandes remedios
Carlos Figueroa Ibarra
Sin Límites
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n Abogado El Cereso San Miguel, es calificado con 7.05
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°