Dolor y gloria: superar a la muerte
2019-07-11
Dolor y gloria: superar a la muerte

 

 

 

 

 

 

Dolor y gloria:

superar a la muerte

 

 

 

 

 

Por Noé Ixbalanqué Bautista

 

 

Si para cualquier persona es necesario reflexionar sobre la propia existencia en algún momento de la vida, para un artista hacerlo es obligado. Y si para tal reflexión el artista emplea su propio medio, resulta plenamente apasionante. Y así podemos calificar, como plenamente apasionante, a Dolor y gloria (España, 2019) la reciente película de Pedro Almodóvar, que le diera la Palma de oro como mejor actor a Antonio Banderas en el Festival de Cannes de este año.

Antonio Banderas interpreta con magistral templanza a Salvador Mallo, un consumado director de cine que en el inicio de su ocaso vital rememora pasajes determinantes de su infancia para comprenderse en el presente. Una enfermedad crónica cuyo intenso dolor lo mantiene casi postrado en su departamento e inactivo en el quehacer cinematográfico hace más profunda esa rememoración, especialmente cuando la filmoteca le pide presentar una de sus películas más celebradas a treinta y dos años de su estreno. Esto le reúne con Alberto Crespo (Asier Etxeandia), el protagonista de esa película con quien tuviera, desde entonces, un severo distanciamiento. Este reencuentro también lo será con la droga, cuyo consumo, so pretexto de aliviar su dolor físico, le hará caer en una crisis existencial. Sin embargo el dolor del alma que implica sentirse solo, abandonado y olvidado también le dará la clave para seguir creando, y con ello, seguir viviendo.

El filósofo existencialista Emile Cioran, escribió sobre el dolor, la capacidad de aprendizaje a partir de experimentarlo y la trascendencia que implica ello. De manera tal que con el dolor la persona adquiere conocimiento de la realidad y de sí mismo para emerger de sí y proyectarse hacia le otro y hacia el futuro. Y la mejor manera de emerger por el dolor es con la creación, agregaría Derrida, otro existencialista. Almodóvar lo hace genialmente en la que es, probablemente no sólo su película más personal e íntima, sino su gran obra maestra.

Almodóvar no sólo reflexiona en Dolor y Gloria sobre su infancia, sobre el importante papel que jugó su madre en su vida; sobre su homosexualidad y la dimensión social de la sexualidad que en la España de la transición, allá en la década de los 80, fuese una rebelde bandera artística; sobre el amor y su dolor del alma; y sobre la enfermedad y su dolor del cuerpo, sino que crea un personaje que no se trata de él mismo, pero que tiene todo para ser él mismo, para expiar de la mano de Antonio Banderas, su alter ego, esos dolores. Pero gracias a esos dolores y a esa expiación es que ambos, director y actor –creadores al fin- logran la gloria con esta gran obra.

 

Federico Fellini hizo lo propio en 8 ½ (Italia/Francia, 1963) de la mano de Marcello Mastroianni, y Alfonso Cuarón con Roma (México 2018) de la mano de Yalitza Aparicio, entre otros ejemplos notables. Ahora el cineasta español más importante de los últimos 40 años hace su autorretrato, que ya comenzaba a esbozar en La mala educación (España, 2004), pero que, con guiños ingeniosos, está presente en toda su obra. Obra que también está presente en esta película, también con guiños ingeniosos.

El dolor es algo de lo que huye la persona normal en una sociedad hedonista como es la nuestra, el alto consumo de analgésicos y de recetas de autosuperación muestran esto. Sin embargo, las personas que comprenden su humanidad en busca del ser y de su sentido, aceptan la experiencia del dolor sin buscarle. De esta experiencia emergerá el ser en forma de conocimiento y se proyectará trascendentalmente al otro, y si es con la creación, logrará, lo que apunta Derrida, superar a la muerte. Almodóvar, con Dolor y gloria, lo ha hecho.

 

 
Titulo Columnistas
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo En defensa de Benjamín Ortíz
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez Periodista La encrucijada municipal
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Aprendiendo a vivir con brujas y demonios
Ana Laura Tello Barrios
Sin Límites
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n Abogado C√ɬ°tedra de gobierno y de pol√ɬ≠tica
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n
El Rincón de Zalacaín
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez periodista Cuando el barro daba el sabor
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político El proyecto económico del gobierno
Humberto Aguilar Coronado
Opinión
Fernando Manzanilla Prieto Político Innovemos en materia laboral
Fernando Manzanilla Prieto
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Spider-Man: lejos de sí mismo
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez Periodista Pacheco, cumpli√ɬ≥
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
Sin Límites
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n Abogado La historia de Casa Puebla
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Latinoamérica en Puebla y Barbosa su invitado de honor
Carlos Figueroa Ibarra
Opinión
Fernando Manzanilla Prieto Político Nuestro hogar es el municipio, debemos fortalecerlo
Fernando Manzanilla Prieto
Por Soleares
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez Periodista #LeyBala √ā¬ŅY los culpables?
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°