Chicuarotes: la intrascendencia del cliché
2019-07-04
Chicuarotes: la intrascendencia del cliché

 

 

 

 

Chicuarotes:

la intrascendencia del cliché

 

 

 

 

 

Por Noé Ixbalanqué Bautista

 

 

Chicuarotes (México, 2019) dirigida por Gael García Bernal es una cinta anacrónica y llena de clichés. En la década de los noventa el cine nacional experimentó una recuperación destacable donde los personajes y los espacios marginales de una de las realidades mexicanas fueron el centro temático, casi siempre abordado desde el drama con tintes trágicos. Este cine llevó a sus creadores a destacar en importantes festivales y a formar parte del panorama mundial. Pero también este éxito llevó tanto a repetir personajes como situaciones al grado de convertirlos en clichés.

Cagalera (Benny Emmanuel) es un chavo de San Gregorio Atlapulco, en Xochimilco, cercano a la Ciudad de México y que junto a su amigo Molotero (Gabriel Carbajal) sueñan con tener mucho dinero y lo que trae: poder, mujeres y privilegios, y para ello deben salir de ese pueblo. Para lograrlo, trabajan como payasos callejeros, asaltan ocasionalmente, roban, cometen fraudes y hasta secuestran. La familia de Cagalera es una común basada en el machismo y por lo tanto disfuncional, lo que hace aún más urgente salir de ahí. Y la oportunidad se presenta cuando Cagalera decide secuestrar al pequeño hijo del carnicero del pueblo, lo que provocará una cadena de lamentables acontecimientos.

Con el inocente, estereotipado y predecible guión de Augusto Mendoza, García Bernal dirige su segundo largometraje sin aportar nada al gastadísimo tema de las realidades marginales de la Ciudad de México. Los personajes son construidos con base en clichés sin explorarles realmente para crear una historia impactante que nos lleve a la reflexión. El joven listo, soñador pero inocente que rechaza su realidad; el amigo callado y muy inocente, que es comparsa del protagonista; la jovencita recatada y consiente de la realidad; el padre macho, alcohólico, insensible y violento; la madre abnegada y pasiva; el matón prepotente… todos personajes típicos del cine mexicano por décadas. Ellos son los que construyen una historia ya contada decenas de veces en el cine mexicano, especialmente en la década de los noventa.

Llama la atención que el ambiente de violencia y crimen en esta película sea tan inocente después de que México ha experimentado por más de veinte años la fuerte presencia del narcotráfico y del crimen organizado, especialmente en lugares como el retratado en esta cinta, cuya cultura que está modificando la perspectiva de mundo de los jóvenes. En esta historia la droga y su violencia no existen.

Pese a contar con buenos actores, la dirección de García Bernal los empuja a exponer a los personajes más allá de la diégesis de la pantalla, al grado de sentirse sobreactuados a momentos. En esos momentos parece que estamos frente a actuaciones de telenovela. Y es precisamente el cliché de los personajes que empuja también a la actuación cliché, algo que García Bernal debió considerar dado su origen como actor.

El tono narrativo también recurre a clichés, pues pese a plantearse como drama se mueve entre el melodrama, la comedia y la tragedia malograda. Todos ellos tonos narrativos que ya hemos visto hasta el hartazgo en el cine mexicano cuando se tratan estos temas. Tono que inauguró Luis Buñuel hace más de medio siglo con Los olvidados (México, 1950) y que en los noventa tuviera un repunte hasta convertirse en cliché.

 

 

La fotografía intenta ser realista, sin embargo se queda en el intento de acompañar e interpretar la historia de Cagalera y Molotero, pero al igual que el guión y la dirección, parece ajena al mundo representado en su historia. Por lo menos en Déficit (México, 2007) su primer largometraje la realidad retratada es cercana a Gael García Bernal, el mundo de juniors sin oficio ni beneficio, lo que le otorga autenticidad al filme, misma que en Chicuarotes se pierde para caer en clichés.

Zapatero a tus zapatos: García Bernal demuestra con este nuevo largometraje en su filmografía como director que lo suyo es la actuación, la producción y las relaciones públicas, pero la dirección no lo es. La creación cinematográfica al abordar temas sociales exige  reflexión, investigación, interpretación y creación para lograr una cinta relevante y memorable. Chicuarotes está muy lejos de ser eso, se queda en la intrascendencia del cliché.

 

 
Titulo Columnistas
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo En defensa de Benjamín Ortíz
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista La encrucijada municipal
Jesús Manuel Hernández
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Aprendiendo a vivir con brujas y demonios
Ana Laura Tello Barrios
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Cátedra de gobierno y de política
Raúl Torres Salmerón
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández periodista Cuando el barro daba el sabor
Jesús Manuel Hernández
Palabra de Tigre
Humberto Aguilar Coronado Político El proyecto económico del gobierno
Humberto Aguilar Coronado
Opinión
Fernando Manzanilla Prieto Político Innovemos en materia laboral
Fernando Manzanilla Prieto
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Spider-Man: lejos de sí mismo
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Pacheco, cumplió
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado La historia de Casa Puebla
Raúl Torres Salmerón
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Latinoamérica en Puebla y Barbosa su invitado de honor
Carlos Figueroa Ibarra
Opinión
Fernando Manzanilla Prieto Político Nuestro hogar es el municipio, debemos fortalecerlo
Fernando Manzanilla Prieto
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista #LeyBala ¿Y los culpables?
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°