Unidad, remendando la pedacería humana
2019-03-09
Unidad, remendando la pedacería humana

Unidad,

remendando

la pedacería humana

 

 

 

 

 

 

Por Ana Laura Tello Barrios

 

Después de un conflicto emocional, sea cual sea el origen, dependiendo del tiempo en el cual hayamos estado en tensión, es muy común que tengamos la molesta sensación de sentirnos desmembradas.

 

A ratos, nos encontramos con piezas grandes, gradualmente vamos descubriendo que acabamos hechas pedacitos diminutos. Es como cuando vemos en la calle que dos perros se jalonean las bolsas de basura rompiéndolas y dejando el desperdicio tirado en una fétida esquina de la 16 poniente. Te puedo asegurar que esa imagen es mucho más alentadora comparada con tu sentir, porque cuando estás quebrada, literalmente el dolor emocional abarca desde la piel al alma.

 

¿Cómo empezar a reconstruir este rompecabezas humano? La primera pieza implica responder la tan manoseada pregunta ¿quién soy? seré muy breve para ello:

 

¿Quién Soy?

Soy producto, en primera instancia, del trato que recibió mi madre en su embarazo y desde los primeros meses por parte de mi padre. Desde ahí inicia la historia de quien soy.  El modo de actuar de mi padre dejo una primera huella y contacto en relación a la figura masculina. El modo en el que mi madre reaccionó, marcó la posibilidad que puedo tomar como pauta para relacionarme a futuro.

 

Posterior a esta primera huella, soy mis pensamientos aprendidos desde la infancia hasta el día de hoy, soy mis acciones, mis movimientos, mi manera de verme, sentir, mi hablar, el modo en el que mi contexto me moldea. Soy producto de mis errores y aciertos, pero también soy aquello que quiero ser, mis sueños, aspiraciones, deseos. Lo que espero del futuro, por ejemplo, marca una línea sublime que va conduciendo mi acción, esto también contribuye a mi definición de quien soy.

 

Soy también, aunque pueda parecer polémico, las expectativas de los demás, y la gente con la cual nos reunimos. La información que recibimos de las personas que tenemos cerca de nosotros influye en mayor o menor grado en función del nivel de aprecio que le tenemos.

 

De ahí que si percibes, por ejemplo, que tienes la necesidad de contarle frecuentemente lo que te pasa a alguien es muy probable que, además, descubras que no tomas decisiones a partir de ti, porque hay una necesidad no resuelta únicamente la sublimas. Por otro lado, la otra parte tiene la necesidad a su vez, de influir para fines determinados los cuales habría que analizar de manera muy particular. Identificar cualquiera de estos roles habla también de quien eres.

 

Derivado de la anterior te propongo realices un ejercicio altamente revelador:

1.- Realiza una lista de las personas con las cuales te rodeas y ordénalas del 1 al 10 de tal manera que la primera sea la persona que más escuchas, la más cercana o de mayor jerarquía, y así sucesivamente hasta llegar al 10.

2.- Ya con tu lista en la mano echa un vistazo para ver ¿cómo está tu vida en este momento?, descubrirás entonces, que mucho tiene que ver la información que has recibido de estas personas en ese orden en el que las ubicaste.

Somos seres sociales y no podemos perder de vista que además de construirnos a través de la existencia, “el otro” ya sea ruidosa o silenciosamente nos deja huellas que se manifiestan directamente en nuestra toma de decisiones desde emocionales hasta materiales.

Cuando identificamos todo esto, gradualmente la pedecería humana, de manera automática empieza a unirse, para ello es fundamental haber realizado el ejercicio de la culpa.

Cuando aceptamos sin soberbia que somos seres que nos vamos fortaleciendo a partir de asumir nuestra existencia pasada, presente y futura, así como el admitir el papel que juegan y han jugado los otros en nuestra realidad estaremos caminando cada vez con mayor confianza.

Vivir no es fácil, pero es más difícil vivir en el autoengaño de creer que somos lo suficientemente correctas para no pensarnos desmembradas, retomar de manera responsable nuestro presente y voltear a ver nuestra vida que posiblemente esté hecha más pedazos que nosotras mismas, habla mucho de quien eres. Al aceptarnos, nos unificamos, vivir en la unidad de mi pasado mi presente y mi futuro me generara mayor certeza y congruencia.

Finalmente te deseo que poco a poco vayamos recobrando a aquella persona que en la infancia no dejaba de soñar e imaginar mundos grandiosos para presentarla con aquella que seguramente está esperando inquieta hacerlos realidad.

 

 
Titulo Columnistas
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Igualdad, irreverencia ante lo indigno
Ana Laura Tello Barrios
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Entre la razón y la locura: ni uno ni lo otro
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo La verdad sobre la encuesta de Morena en Puebla
Carlos Figueroa Ibarra
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Puebla opta por un gobierno de izquierda
Raúl Torres Salmerón
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Los 100 días de AMLO
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Volkswagen de Puebla y la crisis que viene
Raúl Torres Salmerón
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández periodista A propósito de los Tacos al Pastor
Jesús Manuel Hernández
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Beautiful Boy: Amor de esos que hay pocos
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Todo iba bien...
Jesús Manuel Hernández
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Académico versus Político
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Unidad, remendando la pedacería humana
Ana Laura Tello Barrios
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°