La culpa y cómo utilizarla a nuestro favor
2019-03-02
La culpa y cómo utilizarla a nuestro favor

La culpa

y cómo utilizarla

a nuestro favor

 

 

 

El hombre que falto de enemigos y resistencias exteriores, encajonado en una opresora estrechez y regularidad de las costumbres, se desgarraba, se perseguía, se mordía, se roía, se sobresaltaba, se maltrataba  impacientemente a sí mismo, este animal al que se quiere “domesticar” y que se golpea furioso contra los barrotes de su jaula, este ser al que le falta algo, devorado por la nostalgia del desierto, que tuvo que crearse a base de sí mismo una aventura, una cámara de suplicios, una selva insegura y peligrosa -este loco, este prisionero añorante y desesperado fue el inventor de la “mala conciencia”.

Friedrich Nietzsche; La genealogía de la moral;

Tratado Segundo, traducción de Ángel Sánchez Pascual

 

 

 

 

 

Por Ana Laura Tello Barrios

 

 

 

En general a lo largo de nuestra vida hemos experimentado la amarga sensación provocada por la culpa. Pero… ¿en realidad la entendemos? La culpa es:  partiendo de la definición propuesta por la Real Academia de la Lengua Española, como; una acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado.

 

La definición es muy clara y sencilla, sin embargo, cuando la culpa empieza a ser una herida, que no dejamos cicatrizar o que hacemos cada día más grande, estamos poco a poco y silenciosamente creando enormes grilletes que a la larga nos tendrán atados en el encierro dentro de los calabozos más oscuros, húmedos y apestosos.  Posterior a ello con el transitar del tiempo nos veremos más imposibilitados para escapar de ella anulando incluso la serie de habilidades y dones que poseemos.

 

La culpa, es un mal silencioso, que en un inicio nos hace sentir que somos personas responsables, que reconocemos algún mal cometido ya sea de manera consiente o inconsciente. Sin embargo, una cosa es sentirte responsable, a sentirte culpable.

 

La responsabilidad te ayuda a hacerte consiente y a reparar el daño o a contribuir, la responsabilidad TE suma, TE aporta.  Por otro lado, la culpa te imposibilita, te vuelve servil, y terminas únicamente viviendo para pagar deudas, te voy a poner un ejemplo muy básico, no porque dude de tu capacidad de entendimiento, más bien para evitar a quien escribe entrar en problemas conceptuales.

 

Si tienes una deuda y eres responsable, trabajarás para poder pagarla, ya sea poco a poco o de tajo. Una persona que se siente culpable, por ejemplo, tiene patrones de conducta muy similares a estos: se endeuda,  abona a la deuda, al otro día vuelve a pasar la tarjeta, promete no hacerlo, se justifica de mil maneras ya sea personalmente o con los demás, al hacerlo se lamenta pero piensa que es la única manera de salir del paso, vuelve a abonar a la deuda y al otro día pasa algo que requiere volver a endeudarse, la cuestión es que al paso de tiempo se da cuenta de que aunque creyó que iba avanzando, en realidad solo iba enredándose en un laberinto sin salida y sintiendo una carga emocional cada vez más pesada.

 

Hablando en términos emocionales, el experimentar culpa nos lleva a perder la posibilidad de ver y analizar de manera objetiva la situación que nos tiene en conflicto y lejos de iniciar un camino para salir de ella nos hundimos en un mundo interno de monólogos de autocastigo en donde se hacen presentes frases comunes tales como:

 

Y si hubiera hecho tal cosa….

Y si no hubiera hecho tal cosa….

Porque no me di cuenta….

Porque no cambie antes…

Porque no lo hice diferente….

 

Podemos pasar una vida tratando de responder estas preguntas, podemos incluso responderlas y cambiar de respuesta cada que las volvemos a pensar, pero es como el hámster que corre dentro de su ruedita, jamás encontrarás la certeza que te conduzca a la verdadera salida.

 

Pensando en ahorrarte un poco de tiempo y desgaste mental a continuación te expongo la respuesta a cada una de las interrogantes que surgen bajo un estado de culpa.

 

Lo que fue, como fue, como sucedió, con los personajes que intervinieron, como vi el mundo, como actué, lo que permití y no permití, lo que no dije cuando tenía que decirlo, y lo que dije cuando no tenía que decirlo. Todo, absolutamente todo, se presentó de manera perfecta para que yo ubicara mi verdadera posición dentro de la realidad, así que lejos de lamentarte, ocúpate en razonar el hecho de que eres una persona que se va construyendo día a día a partir de las cosas que vive, tal y como se le presentan, tal y como decides asumirlas.

 

En lugar de sentirte culpable trabaja por asumirte responsable y genera cambios, pero entonces ¿sirve de algo la culpa? La realidad es que todo en esta existencia sirve para algo, cada emoción, cada sensación por muy incómoda que parezca poseen dentro de sí una utilidad, en cuanto a la culpa específicamente te propongo una receta que puede ayudarte en este proceso.

 

  • Paso uno: identifica aquello que te genera culpa.
  • Paso dos: imagina que la guardas en una bella caja de cristal.
  • Paso tres: mentalmente imagina como caminas con la caja y colócala en tu baño.
  • Paso cuatro: utilízala cuando no haya papel.

 

Te recuerdo, que:  finalmente  deseo que poco a poco vayamos recobrando a aquella persona que en la infancia no dejaba de soñar e imaginar mundos grandiosos para presentarla con aquella que seguramente está esperando inquieta hacerlos realidad.

 

 

 
Titulo Columnistas
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Igualdad, irreverencia ante lo indigno
Ana Laura Tello Barrios
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Entre la razón y la locura: ni uno ni lo otro
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo La verdad sobre la encuesta de Morena en Puebla
Carlos Figueroa Ibarra
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Puebla opta por un gobierno de izquierda
Raúl Torres Salmerón
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Los 100 días de AMLO
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Volkswagen de Puebla y la crisis que viene
Raúl Torres Salmerón
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández periodista A propósito de los Tacos al Pastor
Jesús Manuel Hernández
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Beautiful Boy: Amor de esos que hay pocos
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Todo iba bien...
Jesús Manuel Hernández
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Académico versus Político
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
De la piel al alma
Ana Laura Tello Barrios Comunicologa y filósofa Unidad, remendando la pedacería humana
Ana Laura Tello Barrios
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°