“¡Epa, epa!… El Epazote”
2019-01-17
“¡Epa, epa!… El Epazote”

 

 

“¡Epa, epa!… El Epazote”

 

 

 

 

 

Por Jesús Manuel Hernández

 

 

Fray Bernardino de Sahagún en su “Historia General de las Cosas de Nueva España” documento conocido también como “Códice Florentino” apenas le dedicó unas dos líneas al “epazote” mesoamericano. En el Libro XI, capítulo 7 habla de las Hierbas Olorosas, en su versículo 186 dice: “Hay otra que se llama epazotl; es de comer, y hacen con ella puchas, y es sana”.

De entre las hierbas de olor usadas en la cocina poblana, el epazote tiene fuerte demanda y según los expertos las variedades centenarias están perdiéndose, han sufrido cambios y su olor y sabor ya no es como antes.

Hace unos 8 años el aventurero encontró en el mercado de La Acocota a una marchanta discutiendo con otra señora por el tema del color y olor del epazote llamado coloquiamente “para comer” y poderlo diferenciar del empleado en la medicina tradicional de los pueblos originarios, el conocido como Epazote del Zorrillo, famoso por sus acciones como digestivo, sudorífico y diurético y se recomendaba en la infancia de Zalacaín para beberlo como agua de tiempo en ayunas para sacar las lombrices y para calentar el estómago impactado por aire frío.

El otro epazote, morado o de comer es el referido por Sahagún, tiene flores pequeñas, verdes y moradas y se recomienda para condimentar los alimentos, infaltable en su presentacion fresca en un buen plato de chilaquiles o ya deshidratado dentro de unas quesadillas de “quesillo” de Oaxaca.

En ninguna casa de su niñez podían faltar los ramos de epazote para el mole aguado o guisar los frijoles recién cocidos, menos para las bolitas de masas rellenas precisamente de un trocito de epazote, sumergidas en clemoles y tlatlapas.

El mismo epazote morado se recomienda por la medicina herbolaria en forma de té, para el dolor de estómago y el comabte a las lombrices.

Y el aventurero recordó a la vendedora con su llamado para comprar la hierba olorosa: “¡Epa, epa! / Me llevan al trote, / y en cada esquina / me dan un azote! El Epazote". Esa forma tan coloquial de manejar la adivinanza de las palabras y con ello establecer una relación amable y alegre con los compradores, está cada vez más ausente.

No hacía mucho Zalacaín había recibido un compendio aparecido en España conteniendo unas mil variedades de especias de todo el mundo afincadas en territorio español y empleadas en la cocina. Y encontró en el listado al Epazote.

Y citaba el libro: “Ha sido usado como un remedio tradicional por casi todas las tribus indígenas de América Central y del Sur, desde Yucatán, donde la usaban para combatir los parásitos intestinales, el cólera o el asma; otras tribus bañaban a los enfermos en decocciones de epazote para bajar la fiebre o quemaban ramas jóvenes en la hoguera para la eliminación de los mosquitos.

“Los mayas, además de como antiprasitario, lo usaban para combatir la artritis. Se introdujo en Europa de la mano del médico de cámara de Felipe II, Franciasco Hernández; de él obtuvimos la primera descripción y sus usos medicinales. Se inició su cultivo a principios del siglo XVII como infusión. En el siglo XVIII fue introducido en Estados Unidos como remedio para las lombrices intestinales”.

Esa mañana Zalacaín había encargado a Rosa la cocinera, un manojo de epazote fresco, le había pedido además poner a secar unas tortillas al sol mañanero, ya cortadas en triángulo y luego fritas. El recuerdo del epazote le había generado saliva y gusto por un plato de chilaquiles con su rama de epazote verde y morado, hembra y macho decían las antiguas cocineras para diferenciar los sabores, el morado era más fuerte, los trozos navegaron en la salsa de tomate para darle sabor, y luego los chilaqueles fueron adornados con queso añejo, pollo deshebrado y algo de crema.

Y cómo olvidar aquellas ollas enormes llenas de granos de elote con epazote para formar los esquites a la salida de las iglesias o en los quicios de las puertas de las vecindades; quizá no sea recomendable masticarlo crudo, su sabor un tanto amargo dejará una sensación no muy agradable, y peor aún cuando quien lo consume es alguna pareja de novios deseosa de besos de enamorados, como le contaba la vendedora aquella hacía casi una década para consolidar la venta de los manojos de epazote, “llévelo patrón, es bueno para la comida, para sacar las lombrices del cuerpo, para las parturientas… menos para el beso de los novios”.

elrincondezalacain@gmail.com

Video en: https://youtu.be/ReKf4dAoUyw

 

 

 

 
Titulo Columnistas
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Guerra fría: l´amour fou
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El PRI suma cero
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los duendes tras CRV
Jesús Manuel Hernández
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada A río revuelto...
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
Análisis Estratégico
UPRESS Análisis Académico Upaep Terminó la aventura del A380
UPRESS
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández periodista Las galletas de naranja
Jesús Manuel Hernández
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Green Book: más allá de los prejuicios
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Ana Tere, ¿la opción?
Jesús Manuel Hernández
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Héroes de asfalto
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández periodista Las frituras “saludables”
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°