Las Hilanderas y el Príncipe de los Apóstoles
2017-02-23
Las Hilanderas y el Príncipe de los Apóstoles

 

 

 

 

 

 

Las Hilanderas

y el Príncipe de los Apóstoles

 

 

 

 

 

 

Por Jesús Manuel Hernández

 

Madrid, España.- Faltaban menos de 48 horas para dar por concluida la exposición temporal en el Museo del Prado dedicada a un concepto la “Metapintura. Un viaje a la idea del arte”, donde obras de pintores de los albores de la Edad Moderna eran expuestas con un guion especial para llevar al visitante a un mundo lleno de relatos mitológicos y religiosos.

Durante el año anterior al aventurero se le había complicado asistir, la tarde de ese sábado, era el penúltimo día para visitar la muestra, Zalacaín había convenido en ir así fuera sólo, lo cual finalmente le despertó muchas más curiosidades, pues concentrarse sin interlocutores frente a la obra elegida le permitió una grata reflexión sobre el arte y uno de sus pintores preferidos.

Procuró llegar muy temprano, luego de un café con leche, de pisa y corre, se dirigió al Prado, había comprado la entrada con antelación. No necesitó hacer el recorrido total, su interés estaba centrado en Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, conocido también como Diego Velázquez, o simplemente “Velázquez”, el pintor nacido en Sevilla cuya fama había trascendido la España de aquella época y era el motivo de una obligada visita al museo madrileño. “Las Meninas” es tal vez el cuadro más popular de Velázquez, pero otro, donde se mezcla con Tiziano y Rubens constituye tal vez el centro de la exposición pues es notable para la concepción del arte en la pintura barroca, los críticos le consideran el culmen de su obra.

“Las Hilanderas” es el nombre actual, pero algunos le siguen llamando “Fábula de Aracne y Palas” refiriéndose al lienzo pintado por Tiziano y copiado por Rubens, y el cual sirve de fondo a la obra de Velázquez quien así rinde culto a los dos pintores, donde se manifiesta el enfrentamiento entre la diosa Palas, significada con un casco, contra Aracne sobre quién de las dos es más virtuosa en el arte de la tapicería, el tapiz reproduce “El Rapto de Europa por Zeus” de Tiziano, con lo cual la obra de Velázquez es harto significativa.

Este enfrentamiento observado por algunos críticos ha sido calificado como un verdadero “aviso contra la soberbia”, y en el lienzo de Velázquez cobra especial interés el movimiento observado en la rueca manipulada por Palas representada como una mujer anciana y observada por una visitante, tras de una cortina mientras Aracne enreda una madeja.

El lienzo donde se rinde culto a Tiziano y Rubens presenta un jurado de tres mujeres vestidas a la usanza del siglo XVII quienes dan por triunfadora a Aracne.

La obra fue pintada por Velázquez a su retorno de Italia, no está fechado, pero se ubica entre 1656 y 1658 y fue alterado posteriormente en el siglo XVIII con unas bandas a los lados, la superior con el arco y el óculo, dos a los lados y la inferior con lo cual se logra la profundidad.

Para el aventurero fue un momento de verdadera reflexión, a Velázquez se la ha considerado uno de los más grandes pintores de todas las épocas, pero su obra ha trascendido más e los temas religiosos o de la corona, “Las Hilanderas” en cambio reúne la mitología, la mezcla de los mortales con los dioses para generar una actividad humana en competencia con la divinidad.

El recorrido por el resto de la exposición lo había hecho muy rápido, se concentró varios minutos en la postura de Aracne y su blanquísima vestimenta, Velázquez había ocultado su rostro y todo ello despertaba la imaginación por descubrir los rasgos de esa cara tan solo adornada con un moño de pelo recogido.

Salió exhausto de El Museo del Prado, pensando en las habilidades pictóricas e imaginativas de Velázquez, quien concibió sus cuadros sin contar con las modernas herramientas de los libros, del internet o simplemente de la facilidad por tener acceso al acervo de los demás museos.

Sin darse cuenta caminó por Recoletos hasta hallarse en Plaza Colón, algún barman del Hotel Urban le había contado de su viejo amigo Carlos Moreno, un chico iniciado en el arte de la coctelería con Abraham García cuando también se había dado cita en Viridiana el hoy famosísimo David Muñoz.

Carlos había echado a andar las barras de los bares del Urban hacía más de una década y luego desfiló en sociedad con otros inversionistas, uno de sus sitios fue el O’clock donde consagró su bebida “Baby Gin and Tonic”; afuera del sitio en Jorge Juan 25, estaba aparcado para uso de los clientes un Austin, taxi inglés, auténtico.

Carlos Moreno es uno de los mejores bartender de España y ha fichado recientemente por el Grupo Larrumba, encargado de los sitios bajo el nombre de “Habanera”, en la Calle de Génova a un lado del Museo de Cera de Madrid, y junto a uno de los sitios de alterne más famosos de la ciudad. Dos pisos completos llenos de mesas con diversos ambientes, con el común denominador del clima tropical, afuera a 3 grados, dentro como en la playa caribeña, todo eso hace del cuerpo sentir la necesidad de una bebida refrescante mientras el sitio se va llenando y aparece Carlos Moreno terminando de organizar el inicio de la sesión. Todo un espectáculo verlo en la barra preparar el gin tónico especial para el aventurero.

Una botella con una marca desconocida: “Príncipe de los Apóstoles” en cuyo centro se leía la palabra “Mate”. “Tenéis que probar esto, es el primer Gin Premium de Latinoamérica ideado por Tato Giovannoni…”.

Aquello fue una experiencia muy interesante, se trata de un ginebra alejado de los sabores tradicionales del enebro con el estilo London Dry, es más fresco, con eucaliptos, menta, pero sobresale sin duda el sabor de la “yerba mate”, esa peculiar hoja derivada del árbol del mismo nombre ofrecida a los primeros jesuitas en llegar a la hoy Argentina para evangelizar y quienes quedaron gratamente sorprendidos de las bondades del mate; la sembraron en el pueblo llamado Apóstoles, provincia de Misiones, conocida universalmente como la “capital del mate”.

Toto tuvo la ocurrencia de hacer este gin mientras hacía un viaje a Londres, en el avión pensó en cómo aprovechar el sabor tan peculiar a los argentinos y uruguayos para llevar a la destilación. Y lo hizo. 200 litros de ginebra en alambique de cobre con tres destilaciones han sido encerrados en botellas numeradas. Las manos de Carlos Moreno se movían con agilidad, preparó el gin de su compañero y uno más con Tanqueray 10, mientras otro cliente pedía un “Pollito Pío Pío”.

Zalacaín preguntó sobre esa bebida mientras daba el primer sorbo al Príncipe de los Apóstoles, ese mola una barbaridad, dijo Carlos, lo hacemos con Vodka, zumo de yuzu, sirope de plátano, limoncello y clara de huevo…

elrincondezalacain@gmail.com

Video: https://youtu.be/LSeszRkrmDM

 

 
Titulo Columnistas
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Guerra fría: l´amour fou
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El PRI suma cero
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los duendes tras CRV
Jesús Manuel Hernández
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada A río revuelto...
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
Análisis Estratégico
UPRESS Análisis Académico Upaep Terminó la aventura del A380
UPRESS
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Green Book: más allá de los prejuicios
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Ana Tere, ¿la opción?
Jesús Manuel Hernández
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Héroes de asfalto
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Vice: retrato cubista
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Fin de Luna de Miel
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°