El buey de los dŪas de vigilia
2016-03-18
El buey de los dŪas de vigilia

 

 

 

 

El buey

de los días

de vigilia

 

 

 

 

Por Jesús Manuel Hernández

 

La tradición de comer bacalao en España dista mucho de la mexicana. Los europeos le acostumbran comer en Cuaresma, donde cientos de recetas invaden las cocinas de los restaurantes y las casas, sobretodo en las ciudades y pueblos donde el mar está lejano.

Digamos, dijo el aventurero Zalacaín a sus amigos, la lejanía de las costas obligaba a comprar el pescado salado, de donde se tomó después la costumbre de exportarlo para acompañar las comidas o cenas de festejo como la Navidad y el Año Nuevo, pero en esencia su consumo se debe específicamente a la vigilia de la cuaresma.

Los bacalaos más socorridos eran los salados al estilo escocés, con mucha sal, el bacalao quedaba prácticamente como un cuero y necesitaba de muchas horas en remojo para retirar la sal; luego aparecería el estilo islandés con “media sal”, o semi curado para consumo más rápido.

Los mesoamericanos también tenían la costumbre de comer pescados, pero no por el tema de vigilia, formaban parte de su alimentación habitual, los del Golfo de México llegaban a las mesas de los emperadores y sacerdotes o los nobles aztecas en recipientes con nieve de los volcanes y las montañas.

Pero también hubo la práctica de salar los pescados, lo hacían con los de agua dulce, principalmente los provenientes de los lagos de Pátzcuaro y Chapala, por la distancia a recorrer para hacerlos llegar a la Gran Tenochtitlán, se les salaba, otros, como los del lago de Chalco, no.

En los antiguos recetarios mexicanos se registran formas de preparar el pescado tratado en salmuera, se quitaba la sal, se lavaba y se hacía en diversas formas.

El bacalao como ya ha contado en otras ocasiones el aventurero Zalacaín, se volvió costumbre navideña a principios del siglo pasado, no antes, de acuerdo con la tradición española se consumía en cuaresma, era llamado “el buey de los días de vigilia”.

Y curiosamente, dijo a sus escuchas el aventurero, su nombre original no era “bacalao”, era “bacallao”, con doble ele, igual el Robalo, era llamado “Roballo”, con el uso ambos perdieron una “ele”.

Zalacaín había contado alguna vez cerca de 30 recetas para preparar el bacalao salado, llegado de Europa en el siglo XIX, incluso recetaros conventuales manuscritos daban fe de su empleo en los días de la Semana Santa.

Una receta de preparar el bacalao es una clara muestra del sincretismo gastronómico registrado en la cocina de México. La almendra, originaria de Asia, tuvo alta aceptación en España, se usó para fabricar aceites y formó parte de la repostería conventual y algunas salsas.  Los conquistadores la trajeron a la Nueva España y se acomodó a la cocina mexicana del lado de los chiles, como se muestra en esta aportación donde el bacalao convive con ambos productos:

“… Se muelen tres o cuatro chiles anchos, porción de almendras mondadas y tostadas, cominos, pimienta, clavo y canela: se pone a freír en manteca hasta que salga por encima; se le echa una poquita del agua en que se coció el bacalao, y esté desespinado. Luego que haya dado un par de hervores, se le echa un poco de vinagre… orégano, aceite, aceitunas gordas y tornachiles en vinagre…”.

Evidentemente no todos los mexicanos de la Nueva España tenían acceso al bacalao, pero sí tenían el gusto por el pescado salado, por tanto las formas de consumir el pescado de agua dulce heredadas de los mesoamericanos continuaron en práctica.

De ahí la presencia en los mercados, hasta hoy día, del tradicional pescado de agua dulce llamado “Tentzo” o Tenzo, cuyo origen es un tanto confuso, pese a ser de río, los vendedores no se ponen de acuerdo en cómo llamarle, si pariente del Bagre o simplemente Jolote.

Entre las clases humildes, no sólo en cuaresma se come Tenzo, es un alimento con alta demanda todo el año, en zonas urbanas y en pueblos de la sierra, donde por razones obvias el pescado fresco prácticamente no llega, y si lo hace alcanza precios muy altos.

Hubo épocas, recordaba el aventurero cuando algunos abarroteros carentes de ética, pedían el Tenzo semi curado y lo hacían pasar por bacalao noruego. Esto sucedía por el rumbo de la iglesia de La Merced, donde la abuela y las tías de Zalacaín los tenían bien identificados.

Curiosamente la presencia del Tenzo sigue de la mano de los chiles secos en la mayoría de los puestos de los mercados, una tradición de abasto familiar sin igual.

 

losperiodistas.com.mx@gmail.com

Video: https://youtu.be/7SB1P2mdvfU

 

 
Titulo Columnistas
La Moviola
No√© Ixbalanqu√© Bautista Mart√≠nez Comunic√≥logo, acd√©mico, comentarista Guerra fr√ɬ≠a: l√ā¬īamour fou
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez Periodista El PRI suma cero
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
Sin Límites
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n Abogado Barbosa ofrece gobierno de izquierda y transparente
Ra√ɬļl Torres Salmer√ɬ≥n
Por Soleares
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez Periodista Los duendes tras CRV
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada A río revuelto...
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
El Rincón de Zalacaín
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez periodista Las galletas de naranja
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Green Book: más allá de los prejuicios
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez Periodista Ana Tere, √ā¬Ņla opci√ɬ≥n?
Jes√ɬļs Manuel Hern√ɬ°ndez
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Héroes de asfalto
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°